domingo, 29 de mayo de 2016

Existe la pornografía de la comida, se llama "food porn" y te contamos de qué se trata (quizás ya la estuviste consumiendo


Existe la pornografía de la comida, se llama "food porn" y te contamos de qué se trata (quizás ya la estuviste consumiendo

¡Quizás eres adicta al food porn y no lo sabes!
En primer lugar, vamos a la definición técnica: el food porn, o pornografía de la comida, consiste en imágenes, fotografías o videos sugerentes de alimentos preparados de forma que nos despiertan instantáneamente el hambre. Los alimentos usados en  food porn en general son deliciosos, decadentes y repletos de calorías. A menudo el plato contiene ingredientes inusuales y exóticos.

Origen del food porn

El food porn comenzó hace años con fotografías de alta resolución publicadas en revistas de gastronomía, pero los programas de cocina en televisión, y especialmente a Internet y las redes sociales, han hecho que sea mucho más accesible. Y el food porn está entre las imágenes más comunes que se comparten en Instagram.
Un tentador rollo de canela bañado con glaseado; un decadente pernil de cerdo en su salsa; un sabroso pollo asado a las finas hierbas; una exquisita rebanada de crujiente pastel de manzana con helado. Dulce o salado, cocinado lentamente al horno o apenas frito, eso es la pornografía de la comida. Y según los expertos, aumentan nuestro apetito en formas que nunca imaginamos.
Hace sólo unos pocos años, los sitios web de comida en general estaban orientados a las recetas. Ahora hay un número cada vez mayor de sitios que solamente se dedican a compartir fotografías explícitas de tentadoras comidas.
Y aunque puede parecer un pasatiempo inocente, el problema es que los sitios web dedicados a compartir food porn no son la única cosa que está creciendo. Aunque las parecen inofensivas,provocan una respuesta real de hambre emocional y físico que puede ser difícil de controlar, según los expertos.

Comer con los ojos

El mejor food porn juega con el hecho de que cuanto más indulgente es la foto, más probable es que despierte nuestro instinto de comer. Y un estudio publicado en The Journal of Neuroscience encontró que observar imágenes de comida increíblemente deliciosa ilumina el centro de recompensa del cerebro y causan la respuesta mental más activa a comer en exceso. Y, tal vez lo peor de todo, la parte del cerebro que regula el autocontrol no funciona con la pornografía de la comida de la manera que lo hace con la comida real.
Pero al igual que con la pornografía, cuando vemos los alimentos sentimos la urgencia de sentir el sabor, y simplemente mirar se convierte en una experiencia poco satisfactoria, por lo que los adictos al food porn corren el riesgo de comer más que quienes no lo consumen.
¿Ya conocías el food porn? ¡Comenta
!

0 comentarios:

Deléitate con la mejor salsa bolognesa vegana que hayas probado jamás

Deléitate con la mejor salsa bolognesa vegana que hayas probado jamás   La pasta con  salsa bolognesa  es siempre un pla...