domingo, 29 de mayo de 2016

Todo lo que no sabes sobre la interesante historia del croissant


Todo lo que no sabes sobre la interesante historia del croissant





¡Tienes que conocer la fascinante historia del croissant!
Con solo mencionar la palabra croissant lo primero que nos viene a la mente es Francia, la Torre Eiffel, los Campos Elíseos, un café al aire libre en una esquina. Sin embargo, lo que la mayoría ignora es que Austria es el país de nacimiento de este clásico de la pastelería. Y el viaje del croissant desde Austria hasta Francia es tan interesante como cualquier relato de misterio.

El antepasado del croissant

En 1683, Viena (capital de Austria) fue sitiada por más de cien mil turcos otomanos. Después de varios meses de intentar derrotar a la ciudad matándolos de hambre, los turcos intentaron hacer túnel por debajo de las paredes de la ciudad. Afortunadamente para toda la ciudad, algunos panaderos que trabajaban en el turno de la noche escucharon los sonidos de la excavación de los turcos y alertaron a los defensores de la ciudad. Pronto, el rey Juan III de Polonia llegó a la cabeza de un ejército que derrotó a los turcos y los obligó a retirarse.
Para celebrar el fin del asedio y la parte que habían desempeñado en él, varios panaderos de Viena hicieron una masa con la forma de las medias lunas que habían visto en los estandartes de batalla del enemigo. Llamaron a esta nueva pieza de pastelería Kipferl, que es la palabra alemana para "media luna", y continuaron cocinándolas durante muchos años para conmemorar la victoria austriaca sobre los turcos en 1683. No fue hasta 1770 que llegó a ser conocido como croissant, cuando la princesa austríaca se casó con el rey Luis XVI de Francia.

De Austria a Francia de la mano de una reina

Fue María Antonieta quien introdujo la pastelería austriaca a Francia, pero las leyendas acerca de la reina y su pastelería favorita son diferentes. Mientras que unos dicen que la joven reina extrañaba las tortitas en forma de media luna de su tierra natal y en honor a su nueva reina los panaderos de París hicieron algunos kipferls, otras historias dicen que María Antonieta se negó a comer con los miembros de la familia real francesa, y exigió que le sirvieran los platos de su Austria natal.
Sea cual sea la verdad, María Antonieta fue un factor importante en la historia de croissant, símbolo del orgullo nacional de una reina.

El croissant, un símbolo de simplicidad

Básicamente, el croissant es un tipo de bizcocho simple para el desayuno, preparado en base a la feuilletée paté, una masa elaborada en base a harina, levadura, mantequilla, leche y sal. El croissant es simple y sin relleno, por lo que la calidad depende totalmente de la calidad de la masa. Y mientras que en Austria e Italia el croissant conserva su sencillez tradicional, en Francia se volvió más sofisticado, donde lo puedes conseguir con relleno de chocolate, mermelada, pasas o queso crema. Incluso en algunas regiones hacen croissants con sabor a fruta o rellenos de carne.
Tradicional o moderno, simple o complejo, los croissants conservan hasta hoy en día su atractiva sencillez, simples en apariencia y sabor, pero absolutamente deliciosos. Como estosdeliciosos y sencillos croissants rellenos de nutella. ¿Ya los probaste?

0 comentarios:

Deléitate con la mejor salsa bolognesa vegana que hayas probado jamás

Deléitate con la mejor salsa bolognesa vegana que hayas probado jamás   La pasta con  salsa bolognesa  es siempre un pla...