domingo, 21 de agosto de 2016

combinar perfectamente el vino y las comidas luego de leer esto

combinar perfectamente el vino y las comidas luego de leer esto

Para muchas personas el maridaje de comidas y vinos es un completo misterio. Y aunque les gustaría saber más al respecto, no están dispuestas a tomar un curso o leer todo un libro al respecto.
Pero tampoco necesitas hacerlo: sabrás combinar perfectamente el vino y las comidas luego de leer esto.

1. Sirve un vino rosado seco con los entremeses

Un buen vino rosado combina la acidez fresca y cuerpo liviano de los vinos blancos, con el carácter afrutado de los tintos. Esto lo hace el vino perfecto para cuando se sirve una amplia variedad de entremeses.

2. Sirve un vino blanco con cualquier cosa a la que se le pueda añadir limón

Publicidad
Los vinos blancos como el Sauvignon Blanc, Albariño y Vermentino (típicamente elaborados en depósitos de acero inoxidable en lugar de barricas de roble) tienen una acidez brillante y un toque cítrico que combina muy bien con los alimentos a los que se le puede añadir jugo de limón, desde el bacalao negro ahumado hasta el salmón a la parrilla.

3. Sirve los vinos de baja graduación alcohólica con las comidas picantes

El alcohol acentúa los aceites que hacen que la comida sea picante. Así que cuando sirvas platos como un pollo al curry o un salteado tailandés, elige vinos con bajo contenido de alcohol, como los Riesling alemanes (especialmente porque un toque de dulzura ayuda contra el picante también).

4. Combina las carnes rojas con tintos tánicos

Los taninos son los compuestos astringentes en los vinos tintos que ayudan a dar a la estructura del vino. Y estos vinos tintos tánicos son un complemento ideal para las carnes rojas. Prueba vinos como el Cabernet Sauvignon y Syrah para acompañar una pierna de cordero estofada o salchichas a las brasas.

5. Con carnes ligeras asocia el vino con la salsa

Como el pollo y el cerdo son tan versátiles, en general lo que determina el sabor del plato es la salsa con que lo sirves.
Piensa por ejemplo en chuletas de cerdo en una delicada salsa de vino blanco, en comparación con chuletas de cerdo en una picante salsa de vino tinto; en cada caso, la salsa dicta la elección del vino.

6. Elige vinos terrosos con alimentos terrosos

Las combinaciones surgen cuando los vinos y los alimentos se hacen eco unos de otros. Los vinos terrosos en general son tintos como el Pinot Noir (particularmente de Borgoña) y Nebbiolo, y combinan muy bien con alimentos igualmente terrosos, como filetes o setas.

7. Con el postre sirve un vino ligero

Al momento de emparejar el vino y el postre es fácil abrumar el paladar con dulzura. En cambio, elige un vino con un toque más ligero y menos dulce que el postre.

0 comentarios:

Deléitate con la mejor salsa bolognesa vegana que hayas probado jamás

Deléitate con la mejor salsa bolognesa vegana que hayas probado jamás   La pasta con  salsa bolognesa  es siempre un pla...