martes, 2 de agosto de 2016

Tienes que probar estas 4 refrescantes formas de comer sandía

Tienes que probar estas 4 refrescantes formas de comer sandía

¡Te encantará comer más sandía con estas deliciosas ideas!
Confieso que la sandía es una de mis frutas favoritas, así que cuando descubrí todas estasformas refrescantes de comer sandía e incluirlas en diferentes formas a diversas comidas, ¡me enamoré mucho más de esa sabrosa fruta! Y apuesto que cuando pruebes estas ideas te enamorarás tú también.

1. Ensalada de sandía, tomate y pepino

Esta ensalada agridulce será la favorita del verano: ensalada de sandía, tomate y pepino. Todo lo que tienes que hacer es cortar en trozos la fruta y los vegetales, y servirla ensalada de tomate, sandía y pepino como entrante o como acompañamiento de algo liviano como pescado o pechuga de pollo a la plancha.

2. Granita de sandía con arándanos

Procesa una sandía cortada en cubos y cuela el líquido; elimina la pulpa. En un recipiente de metal combina ½ taza de jugo de lima con 1/3 taza de néctar de agave. Lleva al congelador y raspa con un tenedor cada 30 minutos, hasta que quede cristalizado, entre 2 y 4 horas. Retira del freezer, raspa nuevamente con un tenedor, y sirve la granita de sandía en copas cubierto con arándanos y decorado con hojas de menta.

3. Ensalada de sandía y camarones

En una sartén cocina 350 gramos de camarones pelados con 2 cucharadas de aceite de oliva y ½ taza de chalotas picadas, hasta que el camarón esté rosado y la chalota crujiente. En la misma sartén cocina 4 tazas de sandía en cubos con ¼ taza de agua a fuego fuerte, revolviendo hasta que el líquido espese. Retira la sartén del fuego; añade los camarones y sal y pimienta al gusto. Sirve la ensalada de sandía y camarones con queso feta y pepinos cortados en trozos.

4. Jugo de sandía y menta

Una de las formas más refrescantes de comer sandía es preparando un jugo de sandía y menta. Combina ¼ taza de hojas de menta con ¼ taza de néctar de agave o azúcar y ¼ taza de agua, y lleva a ebullición, revolviendo hasta que el azúcar se disuelva. Coloca el jarabe en un recipiente a prueba de calor y refrigera hasta que se enfríe. Cuela el jarabe en una licuadora y añade 5 tazas de sandía sin semillas en trozos y ¼ taza de jugo de lima. Licúa hasta que quede bien deshecho. Cuela los sólidos en una jarra y mezcla el jugo con 2 tazas de agua. Sirve el jugo de sandía y menta decorado con hojas de menta.

0 comentarios:

Esta torta helada de fresa y leche condensada es la dosis justa de dulzura

Esta torta helada de fresa y leche condensada es la dosis justa de dulzura   Si hay algo delicioso en este mundo es la lec...